Archivo del Autor: Cemis

Expotabor

Categoría: Pastoral

Expotabor es una exposición, a través de rincones, que busca propiciar un momento de encuentro en un lugar público desde una experiencia pedagógica significativa, potenciando la labor del profesor de Religión de la Diócesis de Copiapó a nivel de su práctica docente.


Folleto Adoración Eucaristíca

Categoría: Liturgia

Para la celebración del Primer Viernes de octubre, mes de la misiones, proponemos una pauta de Adoración Eucarística inspirada en los contenidos del Mensaje del Papa para el Domingo Universal de Misiones de este año.

 


“Monseñor Romero se dejó convertir por los pobres”

Categoría: Testimonios

«Quisiera recordar las palabras que el entonces cardenal Bergoglio pronunció en la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Aparecida (Brasil), en mayo de 2007: ´Si yo fuera Papa, beatificaría a Romero mañana. Pero nunca llegaré a ser Papa´. Y Bergoglio, hoy Papa Francisco, es quien a 35 años de haber sido asesinado, beatifica a Monseñor Oscar Romero un 23 de mayo de 2015 y dice de él ser el ´padre de los pobres´».

«Leer más»

MISIÓN EN DIÁLOGO

Categoría: Formación

El compromiso ecuménico de los discípulos misioneros

  1. En el espíritu dialogal del Concilio Vaticano II

El 21 de noviembre de 1964 se promulgó el Decreto conciliar “Unitatis Redintegratio” (La reconstrucción de la unidad), el cual cristalizó la reflexión del Concilio Vaticano II sobre el compromiso ecuménico de la Iglesia en el camino de la evangelización. En este año 2014 se cumplen 50 años de este significativo momento que marca un hito en el camino del Movimiento ecuménico moderno.

El Movimiento ecuménico es un dinamismo incontenible del Espíritu. Los cristianos, desde la rica diversidad de comuniones eclesiales están llamados a vivir un testimonio común del Evangelio. Esta experiencia de comunión será el signo más elocuente de la credibilidad en el mundo. De allí que cada Iglesia local esté invitada a integrar esta dimensión esencial de su vida pastoral y misionera.

Nos queda claro que uno de los elementos caracterizantes de la misión evangelizadora de nuestras Iglesias locales hoy, de cara a los nuevos contextos epocales en América y, muy especialmente en América Latina y el Caribe, es precisamente “la praxis del diálogo” y un diálogo entendido como “diálogo profético”. Así también lo ha entendido Aparecida, cuando exhorta a las Iglesias locales a “fomentar el diálogo intercultural, interreligioso y ecuménico” (DA 95), a fin que pueda irradiar y contagiar la Buena Noticia en la realidad actual de un continente enriquecido y enriquecedor por su diversidad cultural, religiosa y étnica.

En este camino el Ecumenismo, que nació en un contexto misionero (Asamblea Misionera de Edimburgo 1910) se sitúa como un incontenible impulso profético al diálogo entre los creyentes en Jesucristo y confesantes del Dios Uno y Trino; un irreversible movimiento llamado a secundar el clamor del Maestro a que seamos uno, para que el mundo crea (Jn 17,21), puesto que “la unidad es, en efecto, el sello de la credibilidad de la misión”(Nota Doctrinal acerca de algunos aspectos de la Evangelización, Roma, 2007). Precisamente el Decreto “Unitatis Redintegratio” ofrece los principios católicos a fin que los hijos de la Iglesia vivan este imperativo de la fraternidad evangélica.

El don y la diaconía de la unidad, que tiene como fruto la paz, es un don vinculante y comprometedor, un don que hay que cultivar y madurar en la acogida recíproca, en el respeto mutuo, en la renuncia a todo espíritu de superioridad… Un don de Dios, que en la libertad de sus designios amorosos ha permitido, desde toda eternidad, que su amor, de modo sublime hecho patente en el Misterio Pascual de su Hijo, sea para todo el género humano y la Creación misma; porque a todos quiere hacer llegar su salvación y tiene sus propios caminos, que sólo él conoce, para tocar el corazón de todos sus hijos (Const. Gaudium et Spes, 22)

 

  1. Una nueva sensibilidad… una nueva mentalidad

El Concilio Vaticano II va a marcar un antes y un después, respecto del tema del diálogo. Esto lo expresa muy bien el Decreto conciliar sobre el empeño ecuménico de los católicos, al cual nos hemos referido anteriormente. Una nueva sensibilidad y mentalidad comienza a emerger: una valoración positiva y una acogida respetuosa de las experiencias religiosas de los hombres y mujeres de otras religiones del mundo, y en lo que al ecumenismo se refiere, una valoración teológica y tremendamente fraternal de la eclesialidad de las otras iglesias y comunidades cristianas, también creyentes fieles en Jesucristo, celosas de la Palabra de Dios y testificantes del amor de Dios desde la experiencia comunional de su consagración bautismal.

Esta nueva sensibilidad y mentalidad, que a 50 años del Concilio, ha ido penetrando cada vez más profundamente en la vida de nuestras Iglesias cristianas, no sin sus resistencias, “que las ha llevado a dialogar cuando antes polemizaban, a unir esfuerzos cuando antes se enfrentaban unas a otras, a consultarse mutuamente cuando hace poco tiempo atrás sus relaciones estaban marcadas por el signo de la enemistad” (JULIO DE SANTA ANA. Ecumenismo y Liberación, Madrid, 1987, 14).

Un cristianismo dividido es un escándalo para el mundo y suscita pérdida de credibilidad a nuestra evangelización. El don de la unidad reclama de nuestras vidas de discípulos, la conversión de los corazones. “El auténtico ecumenismo, dice el Decreto Conciliar, no se da sin la conversión interior. Porque los dones de la unidad brotan y maduran como fruto de la renovación de la mente, de la negación de sí mismo y de una efusión libérrima de la caridad” (Unitatis Redintegratio, 7).

Esta conversión del corazón y la santidad de la vida de los discípulos, son el alma de la ecumenicidad de su vocación misionera, el “presupuesto fundamental y una condición insustituible para realizar la misión salvífica de la Iglesia” (Unitatis Redintegratio, 8). Con toda razón el gran Papa Misionero, y santo de la Iglesia, Juan Pablo II, nos ha dicho con fuerza y sabiduría de pastor: “el renovado impulso hacia la misión ad gentes exige misioneros santos. No basta renovar los métodos pastorales, ni organizar y coordinar mejor las fuerzas eclesiales, ni explorar con mayor agudeza los fundamentos bíblicos y teológicos de la fe: es necesario suscitar un ‘nuevo anhelo de santidad’ entre los misioneros y en toda la comunidad cristiana” (Redemptoris Missio, 90).

 Este nuevo giro, en el ámbito social, cultural y eclesial, pone en evidencia una nueva actitud, un nuevo modo de ser y de estar en el mundo; un giro antropológico-cultural caracterizado por “una apertura al otro, al que es diferente, y que por eso mismo me interpela, me desafía a reconocer en la realidad lo que es diverso a mí, de mi comunidad, de mi manera particular de comprender las relaciones con los demás y, especialmente, con Dios. De una actitud cerrada, de arrogancia, de autosuficiencia espiritual, las instituciones cristianas, las comunidades que las componen, han evolucionado hacia una disposición a abrirse a los otros y a dialogar con ellos” (JULIO DE SANTA ANA, Ecumenismo, 14).

 

  1. A 50 años de “Unitatis Redintegratio”: un renovado compromiso por la unidad de los cristianos…

 Toda la reflexión conciliar está atravesada por esta nueva mirada al mundo, a las religiones y a las culturas; un nuevo discernimiento teológico, con claras consecuencias en la vida misionera y pastoral de la Iglesia. Este nuevo dinamismo del Espíritu nos abre a la profunda conciencia que si Dios, en su libre designio de amor, quiso acercarse a la historia humana y colocar su tienda en ella, el diálogo cobra su principal fundamento en este acontecimiento revelador y salvífico. Dios a través de su Palabra se hace encuentro dialogal y vivificante con la humanidad a través de su Hijo, la Palabra que se hizo carne y habitó entre nosotros (Cf. Jn 1, 1-18; 4,1-42).

 La Iglesia, como comunidad de discípulos misioneros, impulsada por este “don exterior de caridad”, “entabla diálogo con el mundo en el que tiene que vivir. La Iglesia se hace palabra. La Iglesia se hace mensaje. La Iglesia se hace coloquio”, dirá Pablo VI, en su carta magna sobre el diálogo, Ecclesiam Suam (n. 60). No se trata aquí de una “metodología misional” o una estudiada “estrategia pastoral” para un eficaz “proselitismo” o lo que en algunos años atrás, en ciertos círculos eclesiales, se decía, “un ecumenismo del retorno”. No. Se trata de un nuevo estilo, de una nueva apertura universal, un nuevo compromiso, que sólo el amor puede generar desde la misteriosa pedagogía divina del Padre, de la cual la Iglesia, nuestras comunidades eclesiales locales de pertenencia, deben ser siempre su más fiel y transparente “epifanía”; “amor, que sigue siendo la fuerza de la misión, y es también ‘el único criterio según el cual todo debe hacerse y no hacerse, cambiarse y no cambiarse. Es el principio que debe dirigir toda acción y el fin al que debe tender. Actuando con caridad o inspirados por la caridad, nada es disconforme y todo es bueno”, nos dijo San Juan Pablo II (Redemptoris Missio, n. 60).

 

Fr. Luis Alberto Nahuelanca M, OFM                                                                                                            Director Comisión Nacional de Misiones


Chile Misionero, 40 años al servicio de la misión

Categoría: Testimonios

La celebración de los 40 años de vida de una revista en los tiempos de hoy, es todo un acontecimiento, más aún cuando se trata de una revista misionera, como lo es “Chile Misionero”. Su primer número salió en julio de 1974. Chile Misionero ha querido ser, desde entonces, un medio de información, de formación misionera y de promover dentro de los chilenos una mayor conciencia misionera universal.

«Leer más»

Jornada de Animación Misionera en Andacollo

Categoría: Actualidad Misionera

Entre los días 26 y 28 de mayo se desarrolló en Andacollo, Chile,  la 1ª Jornada Nacional  Animación Misionera, con la participación de los coordinadores de los equipos de Misión Solidaria, Antofagasta, Andacollo, Santiago y Temuco.

La jornada se realizó bajo el lema “La tarea de los misioneros en el mundo de hoy  ¿Que nos pide el espíritu?”, cita extraída del encuentro del Padre Mathew Vattamattam, Superior General de la congregación con los claretianos de España. Estas palabras sirvieron para introducir el dialogo y trabajo, compartiendo las propias realidades, las del país y las de Proclade (Promoción Claretiana del Desarrollo)

El trabajo ayudó a revisar la realidad de cada comunidad, la que estamos desafía a los misioneros en diversos niveles: personales, comunitarios, pastorales, de Iglesia, familiar, etc.

Tras el análisis vino el siguiente paso: “el actuar”. Se compartieron sueños y esperanzas, marcados con la mirada misionera necesaria en el servicio de cara a los desafíos y realidades actuales. El grupo separó en dos etapas este trabajo, con una mirada local centrada en la familia y una mirada general, que involucra a cada misionero desde sus propios espacios. En esta mirada se invitó a dejar las comodidades de los salones y pasar más tiempo con la gente en su cotidianidad, escuchando, compartiendo, estando a su lado.

Se recordó a todos que la Animación Misionera es un tiempo para el encuentro personal y comunitarios con el Señor; entregando testimonio de discípulos misioneros alegres, quienes han tenido ese encuentro con el Señor y quieren que otros los conozcan.


“Hay una sabiduría impresionante en el pueblo de Kenia”

Categoría: Testimonios

Desde que es misionero, este sacerdote siente que vive la vida “con más pasión”, y aunque le han dolido mucho las desigualdades y la pobreza extrema de África, admite que del pueblo keniano ha aprendido a valorar más la sencillez y admira de ellos la libertad increíble que sienten frente a Dios.

«Leer más»

Una invitación a ser consciente

Categoría: Actualidad Misionera

Compartimos este testimonio de Salustino Villalobos, publicado originalmente en inglés en Columban.org, quien se encuentra viviendo en este tiempo de formación en  Taiwán. Salustino vivió parte de su proceso formativo en nuestro país.

Por Salustino Villalobos Mondragón

Traducción: Kevin Sheerin

El centro de desarrollo de Ai Jia fue fundado por la diócesis católica de Hsinchu en Taiwán con el fin de ayudar y apoyar a estudiantes adultos con discapacidades mentales. En Taiwán como en muchos otros países, esas personas no están consideradas como importantes, por lo que no hay suficientes subsidios sociales para cubrir sus necesidades diarias. Llevo más de seis meses trabajando como voluntario en el centro, y he tenido una experiencia muy fructífera. Al principio tuve algunas dificultades, pero paso a paso podía disfrutar de mi tiempo en el centro.

Cuando empecé mi trabajo como voluntario, sentía que no podía comunicarme bien en chino con los profesores y los estudiantes. Fue necesario hablar con los profesores sobre las actividades cotidianas de los estudiantes, pero no podía entender de qué me estaban hablando, lo que me hacía sentir triste y agotado. También tuve que hablar con los estudiantes, y sentía que no entendían mi chino. En esa etapa, no tenía ninguna confianza en mí mismo, incluso con palabras simples. Por otra parte, en mis actividades diarias no tenía a nadie con quien hablar en inglés, así que no tuve otra opción que hablar chino. Lo que aprendí de esta experiencia es que el lenguaje hablado no es la única manera de comunicarse.  Por ejemplo, los estudiantes a menudo mostraban sus sentimientos en sus expresiones faciales o gestos

Al principio no me sentía nada cómodo con los estudiantes. Aunque en teoría entendía que los estudiantes en el centro eran iguales que yo en nuestra dignidad como personas, al mismo tiempo no podía sentir que éramos iguales. Sentía que yo era normal y ellos no. Sentía ser mejor por ser normal. Esos sentimientos no me ayudaron. Me hicieron crear un obstáculo entre yo y los estudiantes.

Para entender que son iguales que yo, sentí la necesidad de quedarme, pasar tiempo y compartir con ellos.  Cuando empecé a aprender los nombres de los estudiantes, ellos empezaron a acostumbrarse a mí, y eso me ayudó a derribar las barreras de perjuicio que había construido entre nosotros. Comencé a sentirme más cómodo con los estudiantes y a disfrutar de mi tiempo entre ellos. Tras esta experiencia me di cuenta que somos iguales.

Las barreras que yo había creado entre ser normal y anormal desaparecieron, y había solamente gente. Cambió completamente mi percepción de quién es normal y quién no.  No soy mejor que ellos. Mi interacción diaria con los estudiantes me desafió y me ayudó a cambiar mi mentalidad previa.

Con ese cambio en mí mismo, supe que podía aprender de los estudiantes. Puesto que había sacado dos títulos en la universidad, pensé que podría enseñarles, y yo podría aprender solamente de la gente que tenía más formación académica que yo. Sin embargo, los estudiantes me han estado enseñando. Una de las cosas que he aprendido de los estudiantes es apreciar las cosas simples. Los estudiantes del Centro disfrutan de actividades tales como una excursión a un parque.  Solía pensar que no hay nada especial en este tipo de actividad ordinaria. Para apreciar una actividad tenía que ser extraordinaria. Ahora, puedo afirmar que he aprendido que la vida tiene un montón de cosas simples que lo hacen extraordinaria. Sin embargo, no es fácil poner esto en práctica. Esto significa que debo apreciar todo lo que hago, como dar un paseo o sentarme en un parque tomando una bebida y una colación. Estas actividades pueden ser tan significativas para mí como lo son para los estudiantes. Los estudiantes han sido mis maestros, y estoy agradecido por todo lo que he aprendido de ellos.

Los estudiantes tienen claras prioridades que siempre incluyen a otros. Por ejemplo, en nuestra hora de oración en el Centro, los estudiantes siempre rezaban por sus parientes cercanos, sus profesores, el personal y los otros estudiantes. Esto me hizo pensar que yo también debo preocuparme de la gente que me rodea. Los estudiantes me hicieron saber que no puedo ser individualista. Otros deben estar presentes en mi vida cotidiana.

En realidad, cuidar a los demás es una de las partes más importantes de mi fe católica, pero no puede ser limitado solamente a personas de mi propia condición. No es necesario que uno sea católico para ser abierto y solidario a los demás. Los estudiantes del Centro de Ai Jia me lo mostraron porque vienen de distintas religiones.

Durante mi tiempo en el Centro de Ai Jia me desafiaron a derribar mis prejuicios y a superar las dificultades en comunicarme con los estudiantes y profesores. Me desafiaron a compartir la vida con la gente más vulnerable de nuestra sociedad. Es una invitación constante a ser consciente de lo que representa la gente con discapacidad mental en mi vida cotidiana. Ojalá en el futuro hayan aún más experiencias enriquecedoras que me ayudarán a ser más abierto y libre de prejuicios.

– See more at: http://www.columbanos.cl/2017/06/una-invitacion-a-ser-consciente/#sthash.6ggOi3tq.dpuf


Pastoral y Formación Cristiana ofrecieron dos obras de teatro a adultos mayores

Categoría: Actualidad Misionera

Los ancianos del Programa CEAM – PADAM del Hogar de Cristo de Puente Alto y los del Hogar Nº 20 de Fundación Las Rosas de La Florida fueron las agrupaciones  beneficiadas con las dos actividades culturales que les ofreció, de manera gratuita, el área de Formación Cristiana y Pastoral de sede Puente Alto.

«Leer más»

Comunidad UC celebró Corpus Christi en los patios de la universidad

Categoría: Actualidad Misionera

Alumnos, funcionarios y académicos adoraron a Cristo Sacramentado en procesiones realizadas sobre alegres y coloridas alfombras de aserrín y flores, ubicadas en los patios de los cuatro campus de la UC.

«Leer más»